Home // Cubby Blast

Guia_Galactica_OP3

Cubby Blast

“Estantes de fusiles, montones de escopetas, pilas de pistolas” es lo prometido con exaltación por el eslogan holográfico de Cubby Blast. Y es que su tienda promete y cumple, estableciéndose firmemente como uno de los locales más excéntricos del Área18. Mientras que la mayoría de las tiendas en el planeta se esfuerzan por conseguir un aura de respetabilidad, Cubby Blast parece mostrar un acérrimo desafío a la cultura corporativa que la rodea. Supuestamente modelada como una tienda de armas de la infame estación Spider (en el sistema Cathcart), esta pequeña tienda de armas personales es pura contracultura. Incluso su propio nombre ha sido sacado de una típica expresión de venta en Cathcart que significa “el arma dispara bien”. Es toda esta estética la que convierte a Cubby Blast en un destino popular para todas las personas que estén de viaje a través del sistema, tanto si quieren comprar un arma como si no.

Historia

En el epicentro de la tienda hallamos a su propietario/operador Clor Vee. Un hombre enormemente tatuado con fuerte acento de Cathcart, que generalmente es lo más ruidoso en la tienda, regalando constantemente a sus clientes, historias acerca del lado oscuro de Spider. Poco se sabe del hombre que fundó la tienda en el 2932. Las revisiones superficiales de sus antecedentes indican algunos pequeños arrestos por asalto y robo, pero según las palabras del mismo hombre: “No conocí a muchos tíos que cazaran. A los colegas con los que yo iba no nos pillaron, nos multaron.”

Debería sorprender poco que incluso el origen de Cubby Blast tenga indicios de lo escandaloso. Clor Vee asegura que tras décadas de contrabando de armas y otras actividades ilegales, empezó a perder su aprecio por la emoción de vivir al límite. A medida que su insatisfacción iba creciendo, se dio cuenta de que tenía establecidos tantos contactos dentro del ámbito de la industria armamentística que operaban en frentes legales, que podía construir un local en un planeta y “dejar que esos creditos vayan viniendo a Vee, en vez de que Vee tenga que ir a por ellos”. La primera iteración de Cubby Blast fue en su propia Freelancer, dentro de su zona de aterrizaje, antes de trasladarla a un pequeño local oscuro, ubicado en un callejón del cuarto distrito de Área39. Allí permaneció hasta que el escándalo Avasi del 2931 sacudió los cimientos de ArcCorp. Las acusaciones de malversación corporativa y uso de información privilegiada hicieron bajar rápidamente el precio de los bienes inmuebles por todo el planeta, lo que concedió a Clor la oportunidad de no sólo adquirir un local en Área18, sino también de negociar un alquiler a largo plazo increíblemente favorable.

GG_Cubby_Blast

Combinando su énfasis en la táctica personal de ventas junto a una fantástica ubicación (situada convenientemente cerca de la zona principal de aterrizaje), Cubby Blast se ha convertido en el nombre de referencia sobre el que los entusiastas en armas y profesionales de servicios de seguridad de todo el Imperio han llegado a confiar. En su interior, la tienda ofrece todo tipo de armas personales, así como un  catálogo diversificado de armas de apoyo, que va desde cuchillos de combate a granadas. Hay productos para la defensa también disponibles, así como también un cambio constante del catálogo de artículos de excedentes militares. Este abanico incluye desde chalecos blindados a incluso recambios de servos para armaduras Titán. Muchos de los clientes son atraídos hacia los bonitos escaparates iluminados, que exponen lo mejor de lo que Cubby ofrece (El stock restante se guarda en otros sitios mostrándose sólo uno o dos modelos). Gracias a numerosas conexiones en la industria, hay disponibles modelos de armas de edición limitada cuyos fabricantes proporcionan de manera exclusiva. Los stocks de las mismas, son siempre extremadamente limitados, y nunca se ofrecen por canales comunes.

Aunque la tienda no tiene espacio actualmente para galería de tiro, Vee permite a potenciales clientes la activación y las prueba de mirillas en las armas dentro de la tienda (Técnicamente una violación de ordenanzas locales, aunque todas las partes involucradas corren un velo). Se ha cultivado también una reputación de ser alguien que, por un precio determinado, puede conseguir rarezas (pedidos especiales), que suele proporcionar “sin que se hagan preguntas” y con papeles incluidos. Colgados por la tienda hay paneles con la promesa de: “¡Los mejores precios del universo!”, aunque ciertas investigaciones han mostrado que no hay sistema concreto de recurso para quienes encuentren las mismas armas disponibles a un precio más barato en otra localización. Cabe señalar que, por norma general, estas prácticas empresariales cuestionables no son específicas y exclusivas de Cubby Blast y son frecuentes en toda la industria de armas de defensa personal.

Cubby Flast ofrece una iluminante experiencia para los emprendedores aspirantes, así como también para los ansiosos compradores noveles. El aspecto y ambiente de la tienda logra alcanzar un delicado equilibrio entre la aceptación de su colorida estética antisistema y su capacidad de proporcionar una informativa experiencia de compra. Por cada disparate cultural que se encuentra en la tienda (un torax Vanduul acribillado, rastreras variantes de la clásica pegatina “¿Imperator Quién?” y similares) hay también un display espléndidamente iluminada exhibiendo lo último y lo mejor en tecnología de armas portátiles. Este equilibrio ha sido tan exitoso que parecer ser que compañías rivales como Centermass han hecho que sus propios empleados se hagan pasar por clientes para estudiar el interior de la tienda en un intento por copiar el ambiente del local. Esto llevó a la bastante desastrosa campaña de ventas inspirada en Cathcart que Centermass realizó en 2941.

En 2943, un productor intentó capitalizar sobre “el rollo” y la reputación de la tienda con el objetivo de crear una serie mediática titulada “¡Blast Off!”. Se produjo un piloto entorno a la excéntrica personalidad de Vee y a su conocimiento de armas raras, deseadas por su entorno clientes inusuales.

La producción no fue seleccionada por nadie y Vee culpó del fracaso a la reluctancia del público general en su aceptación de las armas de seguridad personal (una opinión que comparte, ruidosamente, con cualquiera al que oiga mencionar la serie fallida). Aquellos que vieron el piloto no comparten la idea del hundimiento por motivos políticos, argumentando que las antigüedades de Vee y la naturaleza reservada de la mayoría de sus clientes, no daban la talla para una narrativa que enganchase a la gente. El resultado final del proyecto fue una abundante cantidad de merchandising (marca CUBBY BLAST) fabricada por Vee anticipándose al supuesto éxito del programa y que se vendió (Con importantes descuentos), apareciendo ahora frecuentemente en las tiendas de segunda mano por todo ArcCorp.

A medida que el nombre y fama de Cubby Blast se ha extendido, también lo han hecho los indicios de su expansión. Es cuestión de conocimiento público que diversos grupos de gestión de fondos han realizado acercamientos significativos esperanzados en la conversión del negocio hacia un escaparate a escala galáctica de armas y armaduras. Pero hasta este momento, estas han sido aparentemente rechazadas. Mientras que Clor Vee ha manifestado interés en el potencial de franquiciado de su marca, ha apareció recientemente en emisiones underground indicando que: “Sí, los grandullones han venido con sus créditos y eso, pero Cubby Blast sólo será tan grande como Vee”.

Share This:

error: ¡Contenido de OP!