Home // Kruger Intergalactic

Guia_Galactica_OP3

Kruger Intergalactic

“Perfección en cada pieza”. Estas son las palabras que colgaban en la pared de uno de los talleres alquilados en un hangar de Magnus y que al final, han acabado siendo el lema principal de la compañía, convirtiéndola en lo que ahora es: Kruger Intergalactic.

Historia

Con todo su éxito, pocos conocen el origen humilde de uno de los pesos pesados de la industria. En 2558, Ozell Kruger abrió un taller en su planeta natal de Borea, dentro del sistema Magnus, dándole el nombre de Kruger Intergalactic. Su compañía fue rápidamente reconocida por proporcionar productos de primera clase (a tiempo) y con precios ajustados, lo que impresionó a muchos de sus clientes. La fortuna de Ozell fue precisamente conseguir la creación de una empresa con éxito dentro del boom económico de Borea (por aquel entonces), que la ayudó mucho en el desarrollo rápido de su proyecto.

Fundamentándose en ese significativo empuje, Kruger Intergalactic ha crecido desde su humilde inicio, hasta convertirse actualmente en un negocio multi-billonario. Se especializa en la experta creación de componentes personalizados de maquinaria y (más recientemente) armamento y naves espaciales. Dentro de este elenco de novedades, se incluyen productos famosos como el cañón de rotación Tigerstrike y la nave de reconocimiento P-52 Merlin.

GG_Kruger_logo

Complejo Militar

A medida que la Marina (Navy) se expandía, el dinero de la UPE llovía sobre el planeta de Borea, puesto que por cierto tiempo, su puerto fue uno de las mayores bastiones militares de la época, además de astillero de renombre. Entonces, Kruger era aún una iniciativa de pequeño calibre, sin la infraestructura ni la cadena de producción necesaria para poder abarcar proyectos militares gubernamentales, así que focalizó su esfuerzo en conseguir contratos para producir componentes a empresas mayores. El punto fuerte de Kruger fue la habilidad de fabricar una gran variedad de componentes para cualquier cosa: Armas, equipamiento y construcción de naves. Con la lucha de los grandes fabricantes para conseguir satisfacer la cantidad de peticiones que recibían y la reputación de Kruger espaciándose rápidamente, sus servicios fueron solicitados cada vez más. Fue en esta época precisamente, que Kruger inició su vinculación a largo término con Behring y RSI. Desde dispositivos láser para la P8-AR de Behring a componentes cruciales para naves capitales. Las piezas de Kruger se volvieron indispensables para una gran variedad de productos.

Para la suerte de Kruger, todo esto ocurrió antes del fin de la burbuja económica que envolvió Magnus. En el 2751 la UEE decidió mover sus instalaciones al sistema Kilian y muchas de las empresas dependientes de los contratos desaparecieron o tuvieron que trasladarse antes del colapso económico. Pero en medio del caos, Kruger no sólo consiguió sobrevivir al cambio de dicha situación, sino que creció en todo el proceso. La compañía sacó ventaja de la situación para comprar barato a las empresas que se encontraban en quiebra o desalojo, expandiendo la línea de trabajo y sus operaciones. El CEO de Kruger en esa época fue Atyon Chansiri y constató que la empresa sería fiel al sistema que la vió nacer y contactó con numerosas publicaciones para constatar que sus piezas seguían siendo “Made in Magnus”

Desafortunadamente Chansiri no fue capaz de mantener dicha palabra, puesto que, a medida que desaparecían empresas en el sector, también crecía el número de personas asociadas a negocios ilegales para sobrevivir. No pasó mucho tiempo hasta que Magnus se ganara la reputación de sistema desarrollado con “mentalidad fronteriza”. Cada año, los ejecutivos de Kruger se preocupaban más por sus activos, puesto que cada año tenían que gastar más en protegerlos.

Finalmente, en 2785, unos piratas asaltaron un convoy entero de piezas de Kruger diseñadas para la empresa RSI, mientras se preparaban para salir del sistema. La disrupción de ese cargamento supuso el malestar de una de sus principales relaciones comerciales, así que la empresa se auto determinó en conseguir una solución. Años más tarde se descubrió que Chansiri había ordenado mantener las instalaciones de Magnus a salvo a toda costa para mantener su relación con RSI, incluso si ello significaba su re-ubicación a una zona más segura para sus operaciones.

Eventualmente Kruger encontró un sitio ideal para establecerse cerca de Sherman, en el planeta Castra II. El planeta fue originalmente una base militar construida durante la Guerra fría con los Xi’An. En 2789, las relaciones con los Xi’An habían mejorado lo suficiente como para que el sistema se convirtiera en una zona accesible a civiles. Dadas las circunstancias, la empresa se encontró con una cantidad significativa de espacio asequible, infraestructura sólida y (Quizá lo más importante) rutas comerciales estables y seguras. Sherman era un destino ideal para la situación de Kruger. En el momento que el planeta fue considerado apto para que los civiles iniciaran operaciones económicas, Kruger se instaló y transfirió su sede social allí, donde ha permanecido desde entonces.

La empresa, Globalmente

Después de siglos de éxito vendiéndole piezas a otros fabricantes, fue a través de un pequeño comentario de un alto ejecutivo de la firma: “Tenemos todas las piezas de una pistola fabricadas, excepto la pistola en si”, que cambiaría la dirección de la compañía para siempre. La semilla plantada con ese comentario no tardó en crecer y acabó determinando el deseo de la empresa de crear productos armamentísticos completos. Su primera incursión fue el cañón balístico Tigerstrike, que con su experiencia en la fabricación, su fino diseño y su capacidad destructiva se convirtió en un producto de altísima calidad.

Al principio las ventas se desarrollaron lentamente. Dado que Kruger sólo era conocida en los círculos expertos de la industria y los compradores de armas per sé no sabían qué opinar de esta nueva incursión en un mercado tan establecido. Pero la determinación de Kruger en mostrar a todos lo que era capaz de hacer su producto no desfalleció y llegó a un acuerdo con Aegis para aportarles componentes con descuento, a cambio de integrar el cañón en la Avenger, como sustitución del cañón que tenía por defecto. Y no tardaron en llegar los resultados, con la Fiscalía y los Militares favoreciendo el producto con sus críticas, la popularidad del producto se disparó rápidamente. El éxito del TigerStrike sólo consiguió alentar a Kruger en la persecución de nuevos retos.

Su exitosa transición como fabricante de armas a escala global tuvo continuidad y Kruger se concentró, esta vez, en la fabricación de naves estelares. Después del complicado inicio en el programa armamentístico, la empresa conocía el riesgo financiero que este nuevo reto supondría… Así que la fórmula que escogió debía permitir a la compañía la entrada en el sector sin quedar completamente expuesta. Para tal esfuerzo, la empresa sopesó sus puntos fuertes y se asoció con una empresa más grande para obtener la ayuda necesaria. Kruger se agenció un contrato con RSI para la fabricación de una nave de combate y reconocimiento a corta distancia, que formara parte del paquete de ventas de la línea Constellation. Las naves fabricadas, la P-52 Merlin y la P-72 Archimedes son productos enteramente fabricados por Kruger Intergalactic.

Ozell Kruger inició su andadura en un taller fabricando componentes de alta calidad. Pocos hubieran imaginado o predicho cuan lejos podría llegar su dedicación y a dónde llegaría su compañía. Ahora, las palabras que forjaron la dirección de la misma, se han convertido en el lema de una empresa conocida y respetada a lo largo y ancho del Imperio.

Share This:

error: ¡Contenido de OP!