Home // Sistema Odín

Guia_Galactica_OP3

Sistema Odin

Descubierto en 2532, Odin (marcado inicialmente en los registros de tránsito como “Odom”) fue una de las primeras estrellas de los sistemas a los que se llegó, durante el principio de la  expansión extrasolar humana. Hace escasamente 50000 años (un breve parpadeo en el tiempo geológico),  el sistema fue hogar de múltiples vibrantes ecosistemas, similares a los de la Tierra o al de Terra. Pero todo eso cambió abruptamente cuando la estrella de Odin colapsó convirtiéndose en una enana blanca.  El trauma inmediato causado por este evento, envolvió en llamas al primer planeta del sistema por completo y empezó a hervir rápidamente al resto de biosferas, matando toda vida nativa que pudiera haber.

Cuando los primeros exploradores de la Tierra hicieron el salto a Odín, encontraron un sistema con mundos de roca helada.

La conclusión inmediata fue que el sistema podría convertirse en un centro minero, pero su falta de puntos de salto y algunas características estelares únicas dejaron claro que tales operaciones serían inviables. Por tanto, carente de posición estratégica, o mundos terraformables, Odin fue relegado al más triste destino para cualquier sistema estelar: Campo de pruebas armamentísticas.

Durante inicios del siglo 27, los rasgos helados y demoníacos en los planetas principales de Odín se habían allanado con la incesante cantidad de pruebas militares que se hicieron. Todas ellas con el fin de vender armas al brazo militar de la UEE.

En tiempos más recientes, Odin se volvió célebre entre la comunidad científica, cuando un grupo de notables astro biólogos dio un paso adelante, para mostrar que el gobierno estaba permitiendo a empresas como Behring limpiar de la faz de esos mundos, restos fósiles perfectamente conservados que podrían explicar con detalle la historia de la vida que se desarrolló en dicho sistema. Tras la creación de un movimiento llamado “Salvad a los fósiles” (que llegó a tener cierta repercusión cultural), la fuerza del mismo acabó disipándose y cayendo en el olvido.

“El Cinturón”- Odin I

El campo de asteroides de Odin I, comúnmente llamado “The Belt” (el Cinturón), es posiblemente la zona más interesante del sistema. Formado por los restos pre-catástrofe del primer planeta del sistema, “el cinturón” parece ser un campo inacabable de minerales. Estos minerales abarcan toda la gama básica y también valiosos metales pesados. Incluso menas de piedras preciosas se descubren con más frecuencia de lo que uno podría esperar.

La UEE prohíbe formalmente operaciones mineras en todo el sistema. Sin embargo el imperio no tiene guarniciones afincadas allí y, por norma general, hace la vista gorda con este tipo de actividades. En todo caso, dentro del sistema existen peligros más grandes que el de ser atrapado por una patrulla mientras se extraen minerales. El primero de ellos se conoce como los “Arch charges” (Las cargas en forma de arco).

Como resultado de los núcleos planetarios expuestos (ricos en su contenido de hierro) y en contacto con restos estelares en movimiento, los “Arch charges” son campos magnéticos que tiene este sistema, mortales para cualquier nave que tenga la mala suerte de quedar atrapadas en uno de ellos. Tantas han sido destruidas ya, que las empresas mineras legales, han renunciado  enteramente a solicitar más licencias de explotación al senado. Quizá las naves altamente blindadas puedan probar suerte y sacar más provecho, pero el mejor consejo es alejarse de Odin.

En todo caso, si los arcos no cazan a los más atrevidos, posiblemente los piratas lo hagan. Se cree que existe una madriguera de piratas bien armados, aparentemente inmunes a los fenómenos electromagnéticos, que aparecen desde lo profundo del cinturón. Este grupo, cuya organización y lealtad formal es desconocida, ha participado en decenas de ataques y, algunos de ellos, a distancias de un salto o dos de Odin. La suma total de los efectos de estos ataques es, a día de hoy, desconocida.

Odin4flat (1)

Odin II (y su luna Vili)

Odin II está enmarcado de forma ostensible en el interior de la franja verde del sistema. Pero el planeta tiene una atmósfera pobre, a base de lo que ha podido reunir a su alrededor de forma natural, durante los últimos 50.000 años.

Oficialmente, el planeta es hogar de una base de operaciones militares de la UEE para operaciones temporales estilo “deep freeze” (En frío profundo). Científicos y fuerzas militares de entrenamiento para operaciones de combate transpolar, pasan sus entrenamientos en esta base, pero nadie vive en ella permanentemente. La mayor parte de la superficie del planeta ha sido cortina para numerosas pruebas de operaciones armamentísticas y en las zonas mas ecuatoriales del planeta, podemos encontrar los laboratorios robóticos de reconocimiento para investigación y desarrollo de Behring y otras empresas.

Sin embargo, la luna del planeta, Vili, es una de las zonas corporativas para el testeo de armas más famosas del sistema (y posiblemente de la galaxia). Gran parte de la superficie es propiedad exclusiva de la división “tecnología aplicada” de la empresa Behring, y un notable porcentaje de la munición usada por el hombre en la última década, se ha lanzado primero contra las formaciones rocosas de “Vili”.

Los laboratorios de investigación, se encuentran muy por debajo de la superficie lunar, lejos de toda posible mirada indiscreta.

Campos de tiro y varios tipos de fábrica de apoyo (refinerías de antimateria, unidades químicas de compulsión y similares) rodean los pocos lugares de ocupación humana en la luna. Una parte de esta y del sistema estelar en general, está abierto a los viajeros. Es un espacio cubierto de nieve, con una base dirigida por la UEE para permitir que el gobierno y contratistas civiles traigan provisiones.

La estación “Raleigh” no es quizá el lugar más acogedor de la galaxia, pero hay suficiente como para mantener ocupado a cualquier viajero. Los suministros médicos y los alimentos son siempre necesarios en esta zona, y más de un capitán ha logrado un buenos descuentos comprando material armamentístico en descartado por las empresas.

Odin III & IV

El segundo planeta sin destruir en el sistema es Odin III. Sus nativos insisten de forma notoria en un hecho: que el cinturón debe considerarse parte exclusiva del primer planeta del sistema. Lo han hecho hasta tal punto, que muchas cartas de navegación así lo reflejan. Fuera de ese concepto, el planeta es simplemente otro mundo muerto.

Aunque las pruebas de armas están oficialmente prohibidas aquí, la superficie del planeta está reducida a cenizas y se encuentran campos de irradiados más allá de lo que pueda ser reconocible. Una fotografía famosa del planeta (tomada desde su órbita) fue utilizada durante la campaña ecologista ya olvidada. En ella, se muestra un corte masivo y brillante, directamente ejecutado sobre la superficie del planeta. Pero fuentes militares niegan formalmente que exista una arma capaz de causar este tipo daño sobre la corteza de un planeta.

En cambio, Odin IV es un gigante gaseoso y el hogar de un depósito de combustible patrocinado por la UEE, en una estación con órbita geo sincrónica. Mientras que la estación está tripulada, las instalaciones para interactuar con los forasteros están totalmente automatizadas: con un proveedor que trae hidrógeno sin refinar y toma el combustible sin dejar huella.

Las naves no suelen estar interesadas en venir a Odin IV, ya que los precios del combustible son notoriamente baratos

Share This:

error: ¡Contenido de OP!