*

Para los jóvenes de hoy, Calibán siempre ha sido un sistema vanduul. No lo recuerdan como el hogar de millones de humanos, sino solamente como un lugar donde las cosechadoras vanduul mastican mundos que nos obligaron a abandonar. Aun así, todo el mundo ha oído las historias sobre la caída de Calibán en 2884. La frenética evacuación a escala planetaria. El pánico generalizado entre la población que sólo sirvió para complicar las cosas. Estos acontecimientos conmocionaron tanto al Imperio que muchos recordarán siempre dónde estaban cuando escucharon por primera vez las noticias sobre la pérdida del sistema.

Casi de la noche a la mañana, 500 años de historia humana habían desaparecido. Ahora, las vidas de quienes habían vivido en Crion sólo perduran en los documentos históricos y en los recuerdos de los pocos supervivientes. Para muchos, este trágico momento basta por sí solo para definir el sistema, pero Calibán es mucho más que eso. Su vibrante y tumultuosa historia se remonta hasta… bueno, no lo sabemos con certeza.

COMIENZOS INCIERTOS

En 2341, la transportista Ashley Ghan vendió a la UNE la ubicación del sistema Calibán. Ghan estaba transportando suministros en Nul cuando una jauría de forajidos le tendió una trampa. Claramente superada y bajo fuego enemigo, Ghan activó rápidamente su motor cuántico para huir. Mientras realizaba barridos de sensores para asegurarse de que nadie la perseguía, descubrió una anomalía que resultó ser un punto de salto que la llevó a un nuevo sistema.

En un instante, Ghan se convirtió en una heroína en todo el Imperio. Calibán, bautizado con el nombre del padre de Ghan, sólo era el sexto sistema estelar descubierto por la humanidad. Pero a pesar de las cuantiosas ofertas que recibió para hablar sobre su hallazgo con destacadas personalidades de la comunicad científica o sacar provecho de su descubrimiento mediante acuerdos de patrocinio, Ghan se limitó a cobrar discretamente su recompensa para luego desaparecer.

Cuando los pioneros de la UEE cartografiaron el sistema, descubrieron algo sorprendente. Ya había erigida una construcción humana en Calibán 4F, una luna de Calibán IV. A pesar de que el edificio estaba construido de una forma muy rudimentaria, su ubicación había sido muy bien elegida. En su interior hallaron embalajes repletos de minerales valiosos cuya obtención habría requerido unas concienzudas excavaciones, junto con otras pistas que llevaron a los expertos a creer que esa instalación llevaba muchos años allí.

Los noticias sobre actividad humana previa en el sistema incitaron a los escépticos a poner en duda el relato de Ghan. Docenas de personas se presentaron afirmando que la estructura les pertenecía y por lo tanto sus nombres debían ser añadidos a los libros de historia a la vez que se añadía dinero a sus cuentas bancarias. Pero ninguno de ellos poseía los datos de salto para demostrarlo. Empezaron a circular rumores contradictorios, pues había quienes afirmaban que Ghan había traicionado a sus antiguos compañeros piratas, mientras que otros creían que ella era una infoagente de élite retirando todas sus ganancias para cambiar de carrera.

Finalmente, Ghan accedió a conceder una entrevista en exclusiva con Lynn Gale. El volumen de espectadores viendo el evento en directo fue tan elevado que llegó a bloquear varios de los canales de retransmisión más antiguos del Imperio. Pero a pesar del elevado interés suscitado, la entrevista hizo poco por resolver la controversia. Mostrando incomodidad de una manera obviamente ensayada, Ghan se ciñó a su relato y negó haber sido otra cosa que afortunada. Para ella, el descubrimiento era aparentemente una bendición que se había convertido en una maldición.

El interés del público fue disminuyendo gradualmente, y los intentos por descubrir los orígenes del edificio fueron infructuosos. Aun así, la misteriosa primera huella de la humanidad en ese sistema no fue olvidada. Todos los documentos oficiales del gobierno indican el año 2341 como la fecha del primer salto registrado a Calibán, y la palabra «Desconocido» figura en el espacio reservado a su fecha de descubrimiento.

PROGRESO Y PELIGRO

Tras el (re)descubrimiento del sistema, la UNE dispuso de inmediato la terraformación de Crion (Calibán II). El interés público por el sistema fue abrumador, por lo que, una vez el planeta hubo sido declarado apto para ser habitado, no tardó en albergar una población de millones. La vida transcurrió con normalidad en Calibán hasta el 18 de febrero de 2617, cuando el punto de salto de tamaño grande que lo conectaba con Nul se colapsó. Afortunadamente, el sistema seguía teniendo una conexión estable con Oberón y no quedó aislado del resto del universo. Con el tiempo, un punto de salto de tamaño pequeño volvió a formarse entre Calibán y Nul, y ha permanecido allí desde entonces..

Aun así, el incidente conmocionó y asustó a muchos residentes. La población de Crion fue disminuyendo constantemente durante décadas debido a la preocupación generada por la posibilidad de que el sistema pudiera acabar sufriendo el mismo destino que Oretani. Este inquietante suceso ensombreció el futuro del sistema, pero nadie podría haber imaginado los horrores por venir. En 2681, los vanduul aparecieron justo ante las puertas de Calibán.

Los ataques comenzaron en forma de pequeñas correrías de pillaje, pero a medida que pasaba el tiempo, las escaramuzas se fueron recrudeciendo hasta que tuvo lugar una batalla final de una envergadura nunca vista hasta la reciente batalla de Vega. El 7 de julio de 2884, un clan vanduul encabezado por una enorme Kinsgship burló la red de sensores y entró en el sistema. El ataque fue rápido e implacable. A pesar de los ingentes esfuerzos de la Armada por defender el sistema de los despiadados invasores y de las heroicas acciones de los hombres y mujeres del legendario «Escuadrón Perdido», al final la humanidad no tuvo otra opción que retirarse ante una fuerza abrumadoramente superior. El sistema lleva bajo el control de los vanduul desde entonces.

CALIBÁN I

La humanidad despojó de todos sus recursos a este pequeño mundo carente de núcleo para ayudar en la construcción de Crion. Ahora, ni a los vanduul parece importarles.

CALIBÁN II (CRION)

Crion es un pequeño mundo rocoso situado en una posición ideal en la franja habitable de la estrella de la secuencia principal tipo G de Calibán. Fue rápidamente terraformado y habitado por individuos aventureros deseosos de vivir en el borde del universo conocido. Boro, su capital, se convirtió en un puerto de refugio para los exploradores que estaban haciendo avanzar la frontera occidental del Imperio. En 2599, la escritora e viajes Shasta Wagner describió Boro como poseedor de «una apariencia cosmopolita, pero un fuerte espíritu de frontera».

El activismo político dentro del sistema aumentó con la amenaza vanduul. Muchos residentes creían que el régimen de los Messer estaba privando intencionadamente de recursos militares al sistema, ya que los ataques esporádicos servían para reforzar la necesidad que tenía la UEE de un fuerte líder militarista. Pero incluso después de que los Messer fueran derrocados, la presencia de unidades y redes de sensores de la Armada siguió pareciendo lastimosamente insuficiente, lo que algunos afirman que preparó el terreno para el horrendo ataque contra el sistema.

Ahora, Crion se erige como una carcasa destrozada de lo que había sido antaño. Vastas extensiones de terreno han sido cosechadas por clanes vanduul de paso que se internan en el sistema y posan sus horribles máquinas en la superficie. A medida que siguen consumiendo antiguas ciudades y el propio suelo para reconstruir su flota, los expertos dicen que sólo es cuestión de tiempo que todo rastro de la humanidad quede borrado del planeta.

CALIBÁN III

Calibán III es un planeta desértico que fue considerado inicialmente inadecuado para la terraformación. Sin embargo, a mediados del siglo XXIX, la tecnología había progresado lo suficiente como para hacerlo posible. El planeta estaba en pleno proceso para volverlo habitable cuando se produjo el ataque vanduul.

Hoy en día, la maquinaria de terraformación se ha estrellado en la superficie del planeta, y el mundo está regresando a su estado original. Visto en retrospectiva, muchos lamentan que los créditos invertidos en la terraformación de este mundo no se hubieran destinado a la defensa del sistema.

CINTURÓN DE CALIBÁN ALFA

Este cinturón de asteroides rebosaba de recursos antes de que los vanduul ocuparan el sistema. Ahora, los expertos temen que los vanduul los hayan extraído todos para su beneficio.

CALIBÁN IV

El hierro y los silicatos se arremolinan en la atmósfera de este gigante gaseoso, otorgándole al planeta su impactante color verde grisáceo.

CALIBÁN V

Este protoplaneta carece de atmósfera, pero debe de contener recursos apreciados por los vanduul, puesto que drones de escaneo los han avistado recientemente abriendo minas en esta escarpada roca.

RUMORES EN EL VIENTO

«He estudiado el Infierno. He investigado exhaustivamente toda manifestación de dicho lugar tal como ha sido representada a lo largo de la historia de la humanidad, y preferiría vivir en cualquiera de ellas antes que ver Calibán.»
– Malcolm Wallace, teólogo/filósofo, 2914.

«Con todo el drama que este dichoso asunto me ha provocado, estoy empezando a pensar que habría hecho mejor desapareciendo para irme a vivir en un cobertizo.»
– Ashley Ghan, fragmento de entrevista en Unos y otros con Lynn Gale, 2343

ADVERTENCIA DE VIAJE

Debido a la constante amenaza de ataques vanduul, la Guía Galáctica recomienda que nadie intente viajar al sistema Calibán y ofrece esta guía sólo con fines de entrenimiento.

Traducido por Vendaval

Share This:

error: ¡Contenido de OP!