Home // Blog // Sistema Nemo

SISTEMA NEMO

“Ergo, Me La Han Colado”

Las camisetas con esta frase se han vuelto omnipresentes por todo el Imperio. Todo el mundo sabe que se refieren a la Ballena Espacial, una atracción turística situada en el sistema Nemo. Pero sólo quienes han visitado dicha atracción saben la verdad: que describirla como una Ballena Espacial sería todo un desafío para la imaginación.

Es cierto que hay un asteroide oblongo con un extremo grueso y otro más estrecho que orbita Ergo (Nemo III). Hay incluso habitantes locales que argumentarán durante horas su gran parecido a una ballena de la Tierra. Pero el principal atractivo parece ser realmente las tiendas y demás atracciones dispuestas para embelesar al turista despistado que pase por aquí. Todo empleado de la Guía Galáctica que ha viajado a este (im)popular sitio ha regresado diciendo básicamente lo mismo: “Ergo, me la han metido”.

Aunque puede que la Ballena Espacial no esté a la altura de su reputación, parece un elemento apropiado para el sistema Nemo. Desde Ergo, un planeta oceánico con vastas reservas petrolíferas pero ninguna vida nativa (que haya sobrevivido), a un nombre para el sistema que la mayoría de personas asumen que se trata de una referencia al tema acuático (pero en realidad es un acrónimo para “Norman, Ellis, Mau y Ochoa”; los apellidos de los socios fundadores de NemoCo, la compañía a la que se le acredita el descubrimiento del sistema), el sistema Nemo es un lugar donde las cosas no siempre son lo que parecen.

 

HISTORIA

Incluso la fecha de descubrimiento del sistema ha sido motivo de controversia. Los registros oficiales dicen que Dae-ho Ochoa, quien era entonces un socio de NemoCo, descubrió el sistema en 2364, pero hay quienes creen que la primera visita al sistema se realizó en 2362, una discrepancia que se atribuye a las intrigas corporativas durante la era inicial de terraformación no regulada de la humanidad.

La controversia se centró en Ochoa, quien en 2362 trabajaba como agente de seguridad para la Tadmor Terraforming Concern en el sistema Fora. Un día, sus compañeros de trabajo perdieron el contacto con Ochoa mientras él estaba haciendo una patrulla de rutina. Nada más haberse movilizado un grupo de búsqueda, Ochoa reapareció y casi de inmediato presentó su dimisión sin dar ninguna explicación o entregar la senda de vuelo de su último día. Este último detalle pasó inadvertido al personal administrativo de Tadmor, quien estaba entonces abrumado por los problemas surgidos de su fallida terraformación de Fora III. La incógnita de qué hizo exactamente Ochoa ese día acabaría llevando a una demanda judicial que pondría en duda la fecha del descubrimiento de Nemo,

En 2364, la recién creada NemoCo compró todas las plataformas de terraformación que la Tadmor tenía en Fora a un precio considerablemente reducido. Tadmor estaba desesperada por conseguir créditos para solucionar sus problemas legales, y llegó a un acuerdo con NemoCo convencida de que tendrían que compartir el coste de desmantelar las gigantescas plataformas para poder hacerlas pasar por el punto de salto de tamaño mediano del sistema. Sin embargo, poco después de la compra, NemoCo anunció el descubrimiento de un punto de salto de acceso total que comunicaba Fora con un sistema completamente nuevo, al que en seguida bautizaron como Nemo. Los ejecutivos de NemoCo afirmaron que sólo se trataba de un increíble golpe de suerte. Para Tadmor, era una coincidencia demasiado exagerada como para ignorarla; sobre todo cuando averiguaron la identidad del descubrir del nuevo sistema.

El descubrimiento de Nemo por Dae-ho Ochoa hizo que Tadmor empezara a examinar qué información tenían en sus archivos acerca de este empleado, lo que puso bajo sospecha su repentina y extraña partida de la compañía. Tadmor acabó presentando una demanda contra NemoCo acusando a Ochoa de haber descubierto el punto de salto a Nemo el mismo día en que había dimitido, y que por lo tanto Tadmor tenía derecho a participar en las operaciones de NemoCo. A pesar de algunas evidencias circunstanciales, lo que Tadmor necesitaba realmente era el ordenador de navegación de Ochoa. Sin embargo, Ocho había vendido su vieja Aurora y no tenía ni la menor idea de dónde estaba ahora. Los investigadores de Tadmor buscaron por todo el universo conocido, pero fueron incapaces de hallarla. Careciendo de las pruebas necesarias para demostrar sus acusaciones, la demanda de Tadmor fue desestimada por el tribunal y la compañía posteriormente fue disuelta.

En consecuencia, la historia del sistema Nemo está entrelazada con la de NemoCo en otras formas aparte del nombre. Incluso la transformación del sistema de proveedor de petroleo a destino turístico se originó en NemoCo. Ellos fueron los primeros en publicitar la Ballena Espacial al resto del universo, y reconvertir las obsoletas plataformas petrolíferas de Ergo en destinos turísticos (aunque a un coste que acabaría hundiendo a la compañía, pero plantó la semilla para futuros emprendedores). A pesar de su increíble suerte con Nemo, la compañía sufrió un liderazgo desacertado, y fracasando en todos sus intentos de establecer su presencia en cualquier otro lugar del Imperio, fue desapareciendo lentamente.

Aunque NemoCo ya no existe, el sistema bautizado en su honor está prosperando. Igual que la Ballena Espacial, incluso aunque el sistema no es exactamente lo que parece, la gente sigue sintiéndose intrigada por él.

 

ADVERTENCIA DE VIAJE

¡No olvidéis traer protector solar! Incluso los fríos días nublados pueden dañar tu piel con toda el agua del planeta reflejando los rayos del sol.

NEMO I

Nemo I es el vecino más cercano a la estrella de la secuencia principal tipo F del sistema. Hoy es conocido como un protoplaneta que carece de recursos. Aun así, gracias a la MicroSonda, los mineros pensaron hace tiempo que poseía cierto potencial. Publicitándose como lo último en tecnología de detección de recursos, las prometedoras lecturas de Nemo I efectuadas por la MicroSonda demostraron ser horriblemente imprecisas al ser posteriormente verificadas. Afortunadamente, la chapucera tecnología de la MicroSonda fue revelada al público antes de que los mineros desperdiciaran su tiempo excavando los yermos parajes de Nemo I.

 

NEMO II

Milenios de impactos de meteoros han dejado llena de cicatrices la rugosa superficie de Nemo II. A parte de crear una paisaje visualmente dinámico, los meteoros también han traído al planeta valiosos minerales. En la actualidad, numerosas operaciones mineras se han hecho con una concesión en Nemo II para buscar estos valiosos recursos.

 

NEMO III (ERGO)

Nemo III es un mundo oceánico terraformado que ha hecho que el sistema Nemo siempre haya sido relevante para el Imperio. NemoCo se estableció rápidamente en Ergo cuando sus lecturas revelaron la existencia de importantes reservas petrolíferas bajo el océano. Una vez la terraformación estuvo completada, se construyeron gigantescas plataformas petrolíferas, muchas de ellas fabricadas a partir de plataformas de terraformación desmanteladas, para extraer los recursos subacuáticos.

A medida que los yacimientos petrolíferos iban siendo agotados, las plataformas eran reconvertidas en plataformas habitables permanentes dotadas de tiendas, restaurantes y servicios civiles para acomodar a la gran cantidad de obreros que deseaban quedarse en el planeta tras finalizar sus contratos. A finales del siglo XXVII, un estudio realizado por la Universidad de Mentor mostró que los habitantes de Ergo tenían una mayor esperanza de vida que los de otros mundos, y usó palabras como “pacífico” y “tranquilo” para describir el planeta. Esta percepción generalizada del relajante e idílico estilo de vida de Nemo se extendió por todo el Imperio y generó una industria turística en constante auge. Durante el transcurso de los siglos, empresarios emprendedores han llegado incluso a construir plataformas de lujo diseñadas específicamente para turistas.

Evidentemente, el mayor misterio de todos es cómo esas inmensas cantidades de petróleo llegaron debajo del océano de Ergo. Cuando la humanidad llegó a Ergo, en el planeta no existía ningún tipo de vida nativa, y los investigadores siguen buscando alguna evidencia fósil de que llegara a existir vida aquí. Aunque se desconoce qué sucedió exactamente, la explicación más ampliamente aceptada es que hace varios milenios se produjo un evento de nivel de extinción que erradicó toda la vida nativa. Es a estas especies orgánicas desconocidas y largo tiempo desaparecidas a quienes tenemos que agradecer las vastas reservas petrolíferas de Ergo.

Hoy en día, todavía persiste la percepción errónea de que el océano de Ergo posee vida, probablemente amplificada por su asociación con la Ballena Especial. De hecho, los anuncios y panfletos turísticos de Ergo hacen todo lo posible para disipar esta idea; llegan incluso a decirle específicamente a los turistas que NO traigan equipo de pesca durante sus vacaciones y destacan lo mucho más seguro que resulta nadar en una masa acuática completamente desprovista de seres que puedan querer devorarte.

RUMORES EN EL VIENTO

“No puedo decir exactamente cuál era la causa, pero había algo en el mar extendiéndose hasta el horizonte y en todas direcciones que me resultaba relajante. Tras terminar mi contrato en la plataforma, le dije inmediatamente a mi jefe que quería quedarme. Me daba igual si me ponía a barrer el suelo, yo habría aceptado cualquier puesto que ella me hubiera dado. Evidentemente, ese pequeño detalle no se lo dije.”
– Sujeto masculino sin identificar, La Psicología del Atractivo de Ergo, Clark & Meyer, 2697

“En el día en cuestión, el señor Ochoa fue asignado a patrullar la sección que el punto de salto Fora-Nemo ocupa ahora. Tras su misteriosa y todavía sin explicar desaparición, el primer contacto establecido por Ochoa con miembros del grupo de búsqueda que estaba tratando desesperadamente de encontrarle se produjo a tan solo 75.000 kilómetros del punto de salto.”
– Lynn Ahmed, gerente legal de la Tadmor Terraforming Concern, 2364

Share This:

0 Comments ON " Sistema Nemo "

Comments are closed.

LOCALIZADOR DE ARTÍCULOS

TS3 ORBITAPROHIBIDA

error: ¡Contenido de OP!