Home // Sistema Nexus

Guia_Galactica_OP3

Sistema Nexus

UDS-2445-3-09, Hathor, la “Encrucijada del Crimen”

El sistema Nexus ha recibido múltiples a lo largo de su larga historia. Nexus, no es más que el último de ellos y el más obvio de todo su repertorio. El sistema está situado en una confluencia de puntos de salto con gran importancia estratégica, Nexus fue su nombre coloquial para referirse al sistema que se utilizó por vez primera durante el siglo XXVIII, en alusión a su papel como concentrador de las comunicaciones entre múltiples sistemas en anarquía. Cuando la UEE reclamó el sistema en 2931 para el imperio, los funcionarios gubernamentales emprendieron una iniciativa para que se denominara con su antiguo nombre de sistema “Hathor”, en un intento de eliminar su asociación a la comunidad pirata. Pero el nombre del sistema ya estaba demasiado vinculado al léxico del Imperio como para pudiera cambiarse, por lo que dicho intento acabó siendo ridiculizado de forma unánime. La UEE cedió, adoptando el término Nexus para denominar al sistema.

De hecho, los respectivos nombres que ha recibido el sistema, han sido siempre una buena indicación del estado en el que se encontraba. Muchos creen que la mejor forma de entender la historia de Nexus es mediante los distintos nombres que ha tenido a lo largo del tiempo.

Nexus-Star-System

Historia

Nexus fue descubierto el 9 de marzo de 2445 por Dominic Thapa, un piloto de la UEE que estaba explorando el sistema Cathcart, por aquel entonces bajo jurisdicción de las fuerzas armadas, en busca de nuevos puntos de salto. Fueron los militares quienes le asignaron al sistema su primer nombre: UDS-2445-3-09. Los exploradores no tardaron en entrar en el nuevo sistema, donde se encontraron con una estrella blancoazulada tipo A de la secuencia principal, cinco planetas y un cinturón de asteroides rico en minerales.

La primera valoración del sistema efectuada por la UEE vio potencial, pero también un problema. Ese problema consistía en que la única forma de acceder a Nexus era a través de Cathcart, que en esa época era un sistema militar restringido. En vez de arriesgarse a abrir Cathcart al tráfico civil, los militares trataron al principio de sacar provecho ellos mismos del nuevo sistema: terraformaron Nexus IV e incluso experimentaron con la terraformación de planetas invernadero en Nexus II. Por desgracia, en esa misma época el gobierno empezó a sufrir un fuerte déficit presupuestario, y el caro desarrollo de Nexus fue puesto rápidamente en la lista de recortes. Las fuerzas armadas seguían negándose a permitir el acceso civil a Cathcart, por lo que se acordó una solución de compromiso. Se concedería acceso limitado a una sola corporación, con lo que se podría seguir manteniendo en control estricto, de manera que la UNE vendió los derechos mineros de Nexus al Grupo Hathor por una suma considerable, dinero que se utilizó de inmediato para ayudar a paliar el déficit presupuestario. Algunos historiadores creen que esta decisión ayudó al entonces gobernante partido Universalista a conservar su mayoría en las cercanas elecciones del 2468.

El Grupo Hathor

El Grupo Hathor compró todos los derechos mineros sobre el sistema Nexus en enero del 2468. Fue un acuerdo sin precedentes que siglos después serviría de inspiración a la UEE para hacer algo parecido con el sistema Stanton. La subsiguiente falta de supervisión tanto gubernamental como pública permitió al Grupo Hathor administrar el sistema como les viniera en gana. El control de la compañía era tan absoluto que las cartas astronómicas del siglo XXVI se referían al sistema que poseían como el sistema Hathor.

Mientras Hathor estuvo al mando, se aplicaban pocas leyes. La presencia militar en el vecino Cathcart había disminuido a medida que ese sistema se convertía en un vertedero, y mientras los minerales fueran siendo extraídos y se obtuvieran beneficios, al Grupo Hathor no le importaba lo que sus empleados y contratistas hicieran cuando no estaban trabajando. Nexus se hizo famoso por sus casas de juego, actos de violencia desenfrenada e innumerables actividades ilícitas. El crimen se convirtió en el único motor económico viable del sistema aparte de la minería.

Las actividades ilegales no hicieron más que intensificarse con el posterior descubrimiento de tres puntos de salto adicionales y el aumento del tráfico procedente de sistemas vecinos sin reclamar. Las bandas empezaron a acechar las rutas de vuelo entre puntos de salto y planetas, haciendo presa en cualquier nave que hallaran. Eso, combinado con el férreo dominio que el Grupo Hathor mantenía sobre el sistema, disuadía a casi todo el mundo de visitarlo y a casi todas las empresas de montas operaciones en él.

Mientras tanto, el Grupo Hathor siguió extrayendo recursos de Nexus III, Nexus IV y el Cinturón Elcibre, hasta que el margen de beneficios empezó a caer por debajo de su cada vez mayor presupuesto destinado a mantener la seguridad. El Grupo Hathor abandonó oficialmente el sistema en 2672, dejando tras ellos un erial inhóspito, asolado por siglos de minería y falto de infraestructura civil básica. Lo que sucedió después no debería sorprender a nadie.

La Encrucijada del Crimen

Tras la marcha del Grupo Hathor, la superficie surcada por minas a cielo abierto (sobre todo en Lagos) demostró proporcionar un escondite perfecto para bandas criminales que se trasladaron al sistema y establecieron allí sus operaciones. La población del sistema fue creciente y hubo quienes creyeron que podría llegar a desafiar Spider como centro del mundo criminal. Fue durante esta época cuando se usó por primera vez el nombre Nexus para describir la función del sistema como centro neurálgico de actividades criminales, lo que le granjeó el sobrenombre adicional de “Encrucijada del Crimen”.

Durante décadas, la UEE dedicó una cantidad de recursos ínfima a tratar de frenar las actividades ilegales del sistema. Luego, en 2931, cuando la infame y epónima escapada de Dean Kellar terminó en el sistema Nexus, las autoridades de la UEE intentaron restablecer su control. Quedaron atónitas al descubrir que no sólo los elementos criminales se negaban a

ceder, sino que no dudaban en absoluto en abrir fuego contra los agentes de la ley. Una vez finalizada la Escapada de Kellar, este desafío espoleó a la UEE a aprobar una moción para recuperar Nexus e interrumpir así esta vía de comunicación estratégica entre el conglomerado de sistemas anárquicos que no dan más que problemas.

Desde entonces, la UEE ha establecido una infraestructura básica en Nexus, que incluye la instauración de la presencia tanto de las fuerzas armadas como de la Fiscalía, pero la mejor forma de describir las condiciones del sistema es con el adjetivo arriesgadas. Casi todas las rutas de transporte son ahora seguras y hasta las empresas que han evitado el sistema durante siglos han empezado a establecer operaciones en él. Aun así, los transportistas emprendedores deberían tener en cuenta que, aunque la UEE ha hecho avances en el sistema, la batalla por el control de Nexus sigue en curso. Aunque la UEE ha logrado eliminar los elementos criminales que había arraigados en Nexus III, hacer lo mismo en Nexus IV (Lago) ha demostrado ser mucho menos fácil y (por ahora) efectivo.

NexusIII_GG_NOV_JP_v4

Nexus I

Este protoplaneta orbita tan de cerca la estrella del sistema que ha quedado completamente achicharrado. Aun así, eso no disuadió al Grupo Hathor de escenario en busca de recursos. Para sorpresa de nadie, no se encontró nada de valor en esa época.

Nexus II

Nexus II posee una densa atmósfera rica en nitrógeno. Al principio, la UEE usó Nexus II para experimentar con la terraformación de planetas invernadero, pero todos los intentos de conseguir una atmósfera respirable terminaron en fracaso. Muchos creen que fue el dinero invertido en los infructuosos experimentos de terraformación lo que impulsó a la UEE a “vender” el sistema al Grupo Hathor.

Nexus III

Este mundo habitable de forma natural fue antaño el centro neurálgico del Grupo Hathor antes de que los forajidos se apoderaran de sus instalaciones abandonadas. Cuando la UEE decidió recuperar el sistema, Nexus III fue su primer objetivo. Tras una prolongada batalla por el control del planeta, las fuerzas armadas de la UEE se adueñaron de él y establecieron una presencia permanente.

Hoy en día, el acceso al planeta está restringido solamente al personal militar y nadie que carezca de los permisos adecuados debería tratar de aterrizar en su superficie.

Cinturón Elcibre

Durante los siglos XXVI y XXVII, el Grupo Hathor minó intensamente este disperso cinturón de asteroides. Avances tecnológicos recientes han descubierto reservas anteriormente desconocidas de minerales valiosos.

Nexus IV (Lago)

El nombre del planeta, Lago, procede de un famoso vídeo del siglo XXVI acerca de un ficticio santuario de forajidos. Entre 2920 y 2930, esa visión se estaba convirtiendo en realidad. La ausencia de presencia de la UEE permitió a los forajidos acumularse en una cantidad nunca vista fuera de Spider.

Sobre el papel, la UEE ha hecho grandes avances en recuperar el control del planeta. Se ha establecido un puesto de la Fiscalía, una fuerza policial local y una pequeña población de ciudadanos y civiles. A muchas familias que tienen miembros sirviendo en las fuerzas militares destinadas a Nexus III se les ofrece la propiedad de generosas parcelas de tierra en un esfuerzo por poblar el planeta con residentes respetables.

Pero incluso a pesar de todos los avances positivos, Lago no carece de problemas. Los asentamientos son pequeños, atestados y atrincherados contra ataques de las bandas criminales que desean apoderarse de ellos. Los suministros suelen ser muy escasos. Estos y otros factores hacen de Lago un lugar atractivo para transportistas emprendedores, pero un lugar no precisamente ideal para vivir.

Nexus V (Dios Rojo)

Un gigante gaseoso apodado Dios Rojo por los habitantes locales debido a sus arremolinadas nubes color rojo y marrón oscuro. Algunas fuentes dicen que el nombre procede de los Sang Gestas, una extraña banda de forajidos de Lago que está convencida de que el planeta posee poderes misteriosos.

Advertencias:

Aunque se han hecho grandes avances en restablecer la ley y el orden en Nexus, cualquiera que entre en el sistema debería recordar siempre las tres E del viaje seguro: ¡Estar en rutas de vuelo designadas, Escanear tus alrededores, y Escudos arriba!

Rumores en el viento

“Este día señala un momento de orgullo en nuestra historia a medida que nos embarcamos en esta colaboración con el gobierno a fin de desarrollar nuestro territorio siempre en expansión.

Sé que trabajando juntos, el Grupo Hathor y la UNE tienen todavía muchas grandes cosas en reserva para este sistema.”

-Jela Martinez, Director General del Grupo Hathor, Declaración a la prensa, 2468

“Así esta la cosa, ¿sabes? Pásate por Nexus el tiempo suficiente y no hay manera de adivinar con quién acabarás encontrándote. Aquí está el repertorio completo de lo peor de lo peor. Y tal como me gusta decir: todos los caminos llevan a Nexus, y probablemente te robarán en todos ellos.”

-Telly “Tubs” Garson, entrevistado en Nexus: Encrucijada del Crimen, 2925

Share This:

error: ¡Contenido de OP!