Home // Sistema Tal

Guia_Galactica_OP3

Sistema Tal

En pocas palabras se podría decir que el Sistema Tal es la mayor cadena de producción de suministros en el universo conocido.

El sistema Xi’An, situado justo detrás de la línea Perry, está diseñado para actuar como un sistema de producción, con cada uno de los planetas habitables designados para albergar diferentes tipos de industria. Es un enfoque claramente Xi’An de geo-planeamiento que la Humanidad ha comenzado a adoptar lentamente, especialmente dentro del Sistema Stanton. Tal ofrece no obstante otra distinción única, siendo uno de los pocos sistemas controlados por el Imperio Xi’An que da la bienvenida abiertamente a los humanos. Es un importante centro para la industria y el comercio, donde muchos creen que los Xi’An animan a que los seres humanos hagan negocios en Tal, para mantenerlos fuera de otras partes del territorio su propio territorio.

Historia

Un enviado diplomático de la UEE Jameson Wallach fue el primer humano conocido que visitó el Sistema Tal. Tras el Tratado de Paz de 2789, el gobierno Xi’An compartidó con la UEE la existencia de este sistema; antes de esta revelación, los seres humanos no habían descubierto que estubiera situado allí. Pero la visita guiada del Enviado Wallach por el sistema, fue considerada por muchos como un gesto de buena voluntad, aunque los críticos rápidamente vislumbraron un posible estratagema Xi’An. Visten Bana, uno de los críticos más abiertos del tratado, afirmó que “Los Xi’An están tratando de infiltrarse en el Imperio, no con las armas o con ejércitos, sino a través de créditos. El nuevo campo de batalla no sera ahora en los planetas, sinó en la orientación de nuestra economía“.

Los visitantes de cualquiera de los planetas del Sistema Tal podrían necesitar unos minutos para que sus ojos se acostumbren. Los Xi’An han asignado un color específico para cada planeta, que se incorpora en todas sus estructuras. La mayoría de los visitantes humanos lo pueden encontrar extraño, espectacular y contundente la primera vez que lo ven. Después de una serie de accidentes causados ​​por pilotos humanos desorientados, las autoridades de las zonas de aterrizaje de Tal empezaron a desalentar los aterrizajes manuales por parte de humanos.

La singular y estricta organización de los planetas no termina con su código de colores. Aunque el sistema organizativo es mucho más complejo de lo que un simple resumen pueda explicar, los comerciantes deben familiarizarse con el enfoque propio de cada planeta antes de su visita, para así evitar la vergüenza de tratar de llegar a acuerdos en las partes equivocadas del sistema. Tal II se ocupa de la industria espacial a gran escala. Tal III se ocupa de alimentos y textiles. Tal IV procesos de hidrógeno y la antimateria. Tal V se encarga de la fabricación de la etapa final de las armas.

El sistema está necesitado constantemente materias primas, sobre todo hidrógeno y antimateria, que mantenienen su cadena de suministro a plena capacidad. Los cazadores de gangas y los transportistas de poca monta deben estudiar bien sus opciones de negocio antes de desperdiciar su tiempo y dinero en Tal, puesto que debido a la alta competencia, los márgenes de beneficio son (con frecuencia) limitados. Sin embargo, los comerciantes a gran escala, ​​pueden traer materias primas para vender y salir con mercancía fabricada por los Xi’An. Con los productos Xi’An creciendo en popularidad en toda la UEE, los comerciantes y transportistas no deberían tener demasiados problemas para la venta de extraños bienes Xi’an, siendo posible (con habilidad) lograr un buen beneficio.

Como las relaciones con los Xi’An han mejorado, el turismo en el Sistema Tal ha visto un repunte notable. “Explore It Tal!”, una compañía de viajes con sede en Goss, se especializa en la organización de viajes en grupo al sistema para todos aquellos indecisos que no quieren ir sin guía. Es perfecto para aquellos que quieren experimentar un mundo extraño, sin tener que navegar por las costumbres extranjeras en solitario.

Para aquellos lo suficientemente valientes como para hacerlo por su cuenta, se deben tener en cuenta algunos consejos. Los buscadores de aventura y exploradores visitan con frecuencia Tal II y Tal V en busca de las última mejoras y armas Xi’An para obtener una ventaja sobre los demás en el espacio de la UEE. Los sibaritas y amantes de la moda acuden a Tal III para probar la exquisita comida Xi’An y comprar textiles exóticos directamente de los fabricantes. Tal IV sólo es recomendable para los visitantes de negocios, debido a los inherentes peligros de sus grandes instalaciones de producción de antimateria.

gg_TAL

Tal I

Este pequeño planeta se encuentra demasiado cerca de la estrella del sistema como para albergar vida. La superficie está marcada por cráteres de sondas y misiones mineras que buscaron recursos para ser utilizados por el resto del sistema. Por lo que se sabe, nunca se encontró nada de valor y los Xi’An han dejado que Tal I se abrase hasta el fin de los siglos. Todo el calor que irradia el planeta rocoso genera la sensación de que el planeta brilla sin cesar.

Tal II (Oli’Sha)

(Oh-LI-sha)

El hogar de fabricaciones espaciales a gran escala, Tal II es el centro tecnológico del sistema. Las fábricas del planeta, amarillas por su esquema organizativo, crean algunos de los componentes más avanzados que puedan usarse en cualquier nave. Esta mezcla de fabricación industrial y tecnología punta hace de Tal II el planeta más activo del sistema. El zumbido constante de la maquinaria y el flujo ininterrumpido de trabajadores dentro y fuera de los edificios amarillos ha provocado que Tall II se gane el apodo de “La Colmena” entre los visitantes humanos.

Cada vez es menos raro ver a seres humanos que viven en Tal II, aunque para hacerlo, uno debe tener un permiso de trabajo válido. Las Corporaciones Humanas también han comenzado a buscar oportunidades estables en el sistema, como MISC, que recientemente estableció una pequeña sucursal que facilita su acuerdo de préstamo y arriendo con el Imperio Xi’An. De hecho, este fue el lugar central de desarrollo del software de aviónica de última generación, utilizado en su nueva línea Reliant.

Como último consejo, es importante no olvidar lass gafas de sol! La reflexión del sol en los edificios de color amarillo puede ser muy molesta para los ojos humanos. Y tambiñen recordar que deben quitarse las gafas de sol antes de interactuar con un Xi’An. En su cultura, se considera una falta de respeto ocultar los ojos al hablar.

Tal III (Luk’Shi)

(Lux-SHE)

Si se visita por primera vez al Sistema Tal, seguramente se iniciará la visita en Tal III. Considerado como el centro cultural del sistema, los residentes están acostumbrados a los visitantes humanos y son muy acogedores con los turistas. De hecho, muchos encuentran el planeta como una metáfora perfecta sobre la personalidad Xi’an. Con la mayor parte de su exuberante paisaje, cubierto de granjas. Las ciudades crean un fuerte contraste con el entorno natural, con su esquema de color violeta que brilla por encima de la naturaleza.

Como un importante fabricante de alimentos para el sistema, y ​​posiblemente para la totalidad de su imperio, Luk’Shi es una parada obligada para los entusiastas de la comida Xi’An. Para aquellos que nunca han probado la cocina, estar preparado para una sensación diferente a cualquier otra cosa es crucial. Muchos platos Xi’An utilizan especias sabrosas que causan espasmos musculares menores en la boca humana. Definitivamente no es peligroso, pero sin duda sorprende a los que no se lo esperan. Algunos seres humanos encuentran esa sensación extraña y desagradable, pero muchos creen que, por el contrario, realza realmente el sabor de los alimentos. La mayoría de los restaurantes ajustaran la fuerza de las especias a los gustos humanos. Para ello no debe dudarse en preguntar educadamente sobre el nivel de especias de la comida, si el camarero no saca el tema antes. Es importante hacerlo antes de que comiencen cocinar el plato.

La hermosa Luk’Shi tienta a los seres humanos con una diversidad visual natural que no existe dentro de otras ciudades. Muchos de los visitantes quieren explorar el campo, pero pocos se atreven realmente. El área esta generalmente considerada fuera de los límites permitidos a los extranjeros… a no ser que uno consiga permiso especial y vaya guiado por un Xi’An. No hay que olvidar la breve disputa diplomática que se produjo en 2980 cuando el primer residente Shinji Shapiro fue detenido después de ser encontrado en los campos de Tal III.

La industria textil de Tal III atrae a muchos de los mejores diseñadores de la UEE. Los patrones y telas creados aquí, encuentran rápidamente su camino hacia las tiendas de Terra y de la Tierra, para después crear tendencias por todo el Imperio. Algunos compradores exigentes, incluso programan viajes a Tal III mientras comienzan los principales desfiles de moda de la UEE, para que puedan estar en el lugar adecuado, una vez que la nueva tendencia de moda se vaya determinando. Las cualidades de la industria en la confección de Luk’Shi no acaban ahí, ya que algunas tiendas incluso han comenzado a ofrecer sastres capacitados que pueden modificar la moda Xi’An, para que esta encaje con más armonía en la forma humana.

Tal IV (Lishahvu)

(LEE-sha-voo)

Tal IV es el planeta habitable menos visitado del sistema, y ​​por buenas razones. Es el hogar de las principales instalaciones que procesan hidrógeno y antimateria. A menos que se tengan negocios que hacer allí, es mejor evitarlo.

A pesar de que los edificios de Lishahvu son de color verde, se trata de un planeta azul desde el cuello hasta la médula, con una población compuesta principalmente por transportistas y trabajadores de sus refinerías. Mientras que los viajes de lujo se dirigen hacia Luk’shi y a su gastronomía modernista, los que buscan una experiencia más auténtica, dicen que esta se puede encontrar en los puestos de comida de la clase trabajadora densamente apilados fuera de las plantas de procesamiento del planeta. Casi tan ubicuos como los puestos es su famosa bebida caliente espesa y fermentada, llamada yahlu. Los trabajadores de la zona, la consumen antes del trabajo.

Una advertencia: la atmósfera de Tal IV contiene altas cantidades de ácido, pero por suerte no son lo suficientemente elevadas como para dañar edificios, naves o residentes que usen la vestimenta adecuada. Esta fue la principal razón del Imperio Xi’An para colocar las plantas de hidrógeno y de antimateria aquí, en vez de otras industrias. Dicho esto, si se encuentra en Tal IV en medio de una tormenta, lo mejor es buscar refugio más pronto que tarde, evitando el contacto del agua sobre la piel desnuda.

Tal V (Rhiorr)

(REE-o)

Nunca debe decirse que los Xi’An carecen de un sentido del humor. Tal V, cuyos edificios cuentan con un destacado color naranja quemado, contiene un alto porcentaje de los complejos industriales dedicados a la fabricación final de armas. Si se acerca al planeta cuando la luz de la estrella es la adecuada, los rayos del sol se reflejaban en el naranja de los edificios, casi parece que sean explosiones de armas de energía.

Muchos seres humanos han hecho su camino a Rhiorr en busca de armas avanzadas para su armamento personal o nave. Con el imperio Xi’An todavía manteniendo secreta gran parte de su tecnología, solamente ciertas partes del planeta están abiertas a los visitantes humanos. Estas áreas cuentan con una fuerte presencia militar Xi’An, pero no debe dejarse que esto disuada la compra de lo último en desintegradores.

Muy poca violencia ha sido reportada por los viajeros. Esto se debe, en parte, a la prevalencia de la seguridad armada y también a que, a la luz del tratado de paz, el gobierno Xi’An parece ansioso por evitar la confrontación con seres humanos, tanto como le sea posible. Incluso los soldados estacionados en las zonas de aterrizaje humanas han sido especialmente entrenados la diplomacia. 

Tal VI

Considerado inhabitable después de su descubrimiento, esta roca rica en recursos era parte de la razón por la que los Xi’An basan un sistema de producción tan complejo en Tal. Según los informes, siglos de minería han despojado Tal VI de cualquier recurso que valga la pena, aunque puede ser difícil de comprobar, puesto que los militares Xi’An mantienen un ojo vigilante sobre todo el tráfico que se acerca al planeta. Esto ha llevado a la gente a teorizar sobre el hecho que hay más cosas en Tal VI de las que parece a simple vista. Incluso en el sistema Xi’An más abierto a los seres humanos, los secretos todavía pueden abundar.

Tal VII

Situado en los confines del Sistema de Tal, Tal VII es un gigante de gas prismático que se dice que es un reflejo de los planetas que vigila. Esto se debe a que sus cuatro gruesas bandas de colores de nubes turbulentas, coinciden con los colores asignados a los mundos habitados en el sistema. Un maravilloso ejemplo de armonía y simetría en la que la que se basa la cultura Xi’An. Tal VII es la última parte y la última parada de la gira de cualquier visitante al sistema.

Share This:

error: ¡Contenido de OP!