Home // Sistema Tiber

Guia_Galactica_OP3

Sistema Tiber

La guía estelar para los que desean viajar a podría resumir Tíber con una sola palabra: no.

O incluso mejor: NO!

Lugar de incontables batallas entre hombre y monstruo, Tiber es una herida sangrante en la faz de la galaxia explorada y no muestra señal alguna de poder curarse.

Tiber fue cartografiado por primera vez por los exploradores de larga distancia de la UEE en 2474, siendo rápidamente clasificado como un sistema sin interés. Una estrella estándar de secuencia principal tipo K, orbitada por dos pequeños planetas. Tiber no albergaba recursos interesantes, ni lineas de salto estratégicas o cualquier cosa que lo hiciera atractivo para los terraformadores u otros desarrolladores.

Debido al fracaso de la UEE intentando mantener el control de Orion, sus fuerzas se retiraron a Caliban y Tiber. Dadas las obvias ventajas estratégicas de Caliban, la mayoría de las fuerzas se estacionaron allí, en lugar de Tiber. Por ello, debió haberse visto venir que los Vanduul iban a aprovecharse de este indefenso sistema, para establecer incursiones sobre territorio Humano. Las tribus Vanduul se trasladaron a Tiber y establecieron allí una guarnición permanente.

GRINDER

Grinder (La moledora)

Cuando el rol de Tiber en los impactantes asaltos Vanduul fue descubierto, la UEE mandó su grupo de elite: el “Sexto Grupo de Combate” en misión de limpieza. Armados con bombas antimeteria, la flota carbonizó los asentamientos en Tiber II con impunidad, convirtiendo la superficie en un caos luminoso. La respuesta, no obstante,  fue inmediata, abrumadora y aparentemente, la más organizada que jamás se había observado por parte de los Vanduul: cargueros de élite Vanduul, lo mejor de lo mejor, atravesaron el cúmulo de las ocupadas fuerzas de la UEE y masacraron hasta al último hombre.

Solo un único y remoto testigo, estacionado en el punto de salto a Garron, escapó para poder contar la noticia de la devastación. Así nació Grinder (La Moledora), la zona cero de una guerra ya generacional entre la humanidad y los Vanduul. En años posteriores a ese conflicto, se han intentado llevar a cabo unas diecinueve iniciativas militares mayores para expulsar a los Vanduul de Tiber. Acciones con flotas masivas, intentos de desembarco planetario para mantener el control de Tiber II, e incluso operaciones de “limpieza” diseñadas para eliminar la capacidad en el sistema de sostener una ocupación militar. Todas con fracaso.

Hasta la fecha millones han muerto en estos intentos, y el siempre creciente campo de restos es ahora legendario. Incontables civiles, viendo las ruinas del mortal campo de batalla como una oportunidad de lucrarse, han hecho el mismo salto con los mismos resultados de fatalidad.

Hoy, la batalla continua sin aparente disminución de víctimas. Además de las regulares misiones de reconocimiento militar, el sistema es frecuentado por miles de comandantes sus naves cada año. Ya sea para probarse a si mismos interceptando cazas Scythe en combate o intentado sacar dinero de los recursos del sistema, su destino es siempre el mismo: carnaza para la “Grinder”.

El único momento remotamente seguro para visitar Tiber es, sorprendentemente, durante una gran batalla. Con las cadenas de suministro del Imperio esparcidas al máximo por la galaxia, las operaciones militares se interesan frecuentemente en la ayuda civil para las operaciones de combate. Las naves de apoyo que carguen suministros médicos y otras necesidades suelen estar bien protegidas por norma general, manteniéndolas lejos de la propia línea de combate. Por supuesto, identificar donde se encuentran estas líneas de combate puede llegar a ser problemático. Tiber

Tiber I

Tiber I es un pequeño pero denso planeta cercano al sol de Tiber. La pesada atmósfera de CO2 del planeta es respirable, pero el extremo calor del sol cercano haría de la vida allí una experiencia desagradable, incluso sin los combates constantes en el sistema. A pesar de que no han sido llevadas acabo extensas investigaciones, todos los datos indican que no hay nada de valor en Tiber I, y es difícil imaginar algo que valga la pena el riesgo y los costes que supone  poner a un Humano allí para investigar el planeta. La órbita de Tiber I está situada justo dentro de un campo de asteroides, lo que dificulta incluso más su exploración.

El campo de asteroides sin embargo no tiene rasgos destacables, con bajas concentraciones de minerales valiosos. El cinturón esta compuesto de pequeños asteroides moviéndose a grandes velocidades y carece de planetoides de gran tamaño para que puedan ser convertidos en bases ocultas (Un factor del que la inteligencia del Imperio, ansiosa por tener un puesto de escucha más cercano a Tomb, ha estado al tanto de explotar durante tiempo).

Las estaciones fotográficas en territorio UEE han detectado un movimiento inusual en los ciclos climáticos sobre la superficie de Tiber I, hecho a través del cual, los meteorólogos creen que podría permitir mejores condiciones climáticas una vez cada cuatro años.

La nivel de claridad media es como mucho de tres días.  Durante los cuales, las imágenes a distancia sugieren que la atmosfera se vuelve notablemente más clara, concentrando el CO2 en las regiones polares del planeta. Con los escuadrones de caza Vanduul cerca, comprobar estas hipótesis ha demostrado ser algo prácticamente imposible. 

Tiber II – Tomb (La tumba)

Un árido, mundo desértico cubierto de polvo de cobre rojo como la sangre, Tomb (la Tumba) representa antes que nada, las devastadoras fauces de la maquinaria de guerra Vanduul. La mayor parte del planeta está cubierto con restos de naves y todo tipo de máquinas de combate derruidas. Restos de incontables ataques de la UEE repelidos, intentos privados de ganar dinero fracasados y tecnología Vanduul, cubren el planeta.

Tomb no es un permanente un cementerio, sin embargo: los restos que se acumulan allí son devorados por gigantescos recolectores Vanduul. Estas bestias mecánicas ingestan todo tipo de materia y la reconvierten para su uso en la maquinaria de guerra Vanduul. Los recolectores encontrados en Tiber tenían incluso un doble propósito aterrador: Parecen ser el modelo fuente de los nuevos recolectores lanzados sobre colonias humanas durante los últimos asaltos Vanduul. Estas “Madres Recolectoras”, visualmente iguales a los recolectores vistos en otros lugares, están duplicándose y esparciendo el terror por la galaxia. Todo: desde restos de naves espaciales, a huesos de soldados caídos, alimentan al mismísimo enemigo que intentaron derrotar.

Este mundo también es el hogar de incontables campamentos militares Vanduul, bases espartanas y temporales, usadas por las fuerzas Vanduul constantemente en sus desplazamientos por el sistema. Mientras que los Humanos no encuentran el clima de Tomb particularmente acogedor, los Vanduul parecen prosperar en este tipo de clima, sin importarles el paisaje de naves destruidas por todos lados. (Aunque los Vanduul nunca han demostrado tener interés en capturar tecnología.)

Intentar visitar uno de estos campamentos sería un suicidio para cualquier ser Humano, pero grabaciones desclasificadas de intentos de desembarco por parte de los marines, han aportado un grandes fuentes de información sobre su diseño habitual.

Mientras que La Tumba parece ser un atractivo objetivo para equipos de recolección y reciclaje, es necesario advertir de que no se sabe de nadie que haya podido aterrizar con éxito en el planeta para recuperar alguna de sus valiosas piezas militares abandonadas allí. Los viajeros deben permanecer advertidos sobre cualquier intento de ello. La UEE nunca ha sido capaz de establecer una zona de aterrizaje viable en Tomb, y a menos que se forme parte de un desafortunado destacamento de marines, hay muy pocas probabilidades de rozar, tan si quiera, su superficie.

Share This:

error: ¡Contenido de OP!